dibujo de chica sentada con una maraña mental

¿Qué es la preocupación?

La preocupación es dar vueltas a ciertos pensamientos negativos. Que rechazo como una forma de conseguir cierta seguridad. Consiguiendo aumentar la ansiedad o miedo asociado a estos pensamientos.

la preocupación te saca del momento presente

Tres elementos intervienen en la preocupación:

Los pensamientos, emociones y la conducta y estos tres están íntimamente relacionados. De esta forma, enfocar nuestra atención en aspectos positivos o negativos afecta a cómo nos sentimos y hace más probable que se den ciertas conductas.

Lo que solemos hacer es dar vueltas a aquellos asuntos que no queremos que sucedan como están sucediendo. Es una forma de buscar soluciones, tener la sensación de control o estar en la razón. Lo que estamos haciendo realmente es evitar sentirnos de cierta forma. Intentando que el exterior sea diferente de como es. Sólo por aferrarnos a la falsa sensación de control.

Digo “falsa” porque solo dura unos momentos, mientras le doy vueltas. En cuanto dejo de preocuparme vuelve la realidad a hacerse presente y vuelvo a sentirme mal, además siento todo lo que he perdido por estar masticando pensamientos.

La mente no distingue entre la verdad y la ficción. Está a nuestro servicio y nos ofrece soluciones sobre el foco de atención que nosotros le marcamos. Sólo propone pensamientos como si fueran problemas que solucionar. Poner el foco de atención en un lugar concreto sólo depende de mí.  Prestar atención a ciertos pensamientos sólo hace que se haga más probable que mi mente, que está a mi servicio, me dé más de eso que miro. No conoce el “No” no sabe si es de acercamiento o de repulsión.

¿Y si el reto fuera aprender a vivir con nuestros pensamientos negativos? Aceptarlos como lo que son, parte nuestra. En vez de buscar explicaciones, soluciones a cosas que no son problemas sino algo a lo que ser honesto. Y si se trata de aprender que somos algo más que nuestros pensamientos. Podríamos dejar de preocuparnos. No permitiríamos que ciertas sensaciones se interpusieran entre nosotros y nuestra vida.

Manos formando un corazón el fondo es un atardecer en el mar.
La preocupación tapa lo que te importa

Un ejemplo de situación de preocupación es el siguiente: si mi hijo preadolescente usa el cuchillo en la cocina, estaré más pendiente a “se va a cortar” que a otros aspectos. Debido al miedo a que se produzca un accidente. Puedo tener pensamientos del tipo: Si consigo no identificarme con ese pensamiento y verlo como lo que es (un recuerdo de lo importante que es mi hijo para mí). Podré recordar que el uso del cuchillo está en la línea de generar independencia y autonomía en él, lo que realmente me importa.

De esta forma, al abrir el foco de visión, la preocupación viaja desde el miedo hasta lo importante, los cuales incluyen los pensamientos, las emociones y lo que me importa, se hace más probable que mi conducta sea más permisiva y me pueda concentrar en mi propio trabajo en la cocina, sin obstaculizar el proceso de autonomía de mi hijo. Este es un ejemplo de mi libertad de elegir si mi comportamiento está regido por mis miedos o por mis valores. Evidentemente, no me refiero a que me guste la idea de que se pueda cortar con un cuchillo, pero ese dolor lo pongo al servicio de algo más importante para mí, fomentar independencia.

Y si la preocupación no es más que mi rechazo a tener ciertos pensamientos que solo me están reflejando que hay algo detrás, otro pensamiento más inclusivo que contiene aquel que no quiero aceptar.

Y si el camino a dejar la preocupación está delante de mí, puedo elegir abrirme a sentir esa ansiedad o miedo que se siente al tener (sin creerme) el pensamiento, como un descubridor, con esa curiosidad de un niño que va a investigar qué hay detrás de la superficie, en busca de un tesoro escondido muy valioso que sólo puede encontrar en su interior.

Covid-19

covid

Desde Psicología Yeste, con motivo del Covid-19, queremos agradecer a todos los profesionales que nos están atendiendo en estos duros momentos. Queremos que, tanto ellos como las personas víctimas del drama que estamos viviendo puedan recibir ayuda psicológica gratuita. Es nuestro granito de arena. Porque juntos podemos. No hay Pandemia que pueda acabar con el espíritu de solidaridad y de ayuda mutua del ser humano. Nos sentimos orgullosos también de los que se quedan, nos quedamos en casa haciendo que el porcentaje de personas infectadas sea cada vez menor. Gracias al esfuerzo de todos. GRACIAS.

Ser paciente de Psicología por Covid-19 es tan sencillo como enviar un whattsap a 677460909, es el teléfono de uno de nuestros profesionales. Con una breve entrevista telefónica y la toma de datos de carácter personal. Datos que, para seguridad de los pacientes serán sujetos a la Ley de Protección de Datos en vigor en la actualidad. Posteriormente sólo hay que determinar cuál será el vehículo de comunicación, telefónico, videoconferencia o aplicaciones como zoom o skype y fijar la fecha de la entrevista.

Los casos con los que estamos trabajando hasta la fecha son de familiares de personas hospitalizadas, con mayor o menor gravedad de los síntomas.

Suelen cursan con sensaciones de impotencia, miedo, angustia o tristeza. En algunas ocasiones directamente contactamos con el familiar, a petición de la familia.  Así podemos ayudar en la expresión de emociones de forma más libre que hablar con un ser querido. Al poder sincerarse uno con un desconocido se eliminan las barreras de intentar mostrar fortaleza para no herir a los seres queridos. Por supuesto, también estamos recibiendo llamadas de sanitarios, limpiadores, repartidores. comerciales, dependientas. En general, todos aquellos trabajadores que gustosamente se quedarían en casa previniendo el contagio pero les ha tocado estar expuestos en menor o mayor medida al covid-19. Con las repercusiones psicológicas que tiene el estar conviviendo con un virus del que todavía no tenemos muchas herramientas de combate.

Conductas que alimentan tu ansiedad yeste

Conductas que alimentan tu ansiedad

Cada momento presente de cada día dedicamos nuestra energía en hacer cosas que se pueden dirigir a nutrir lo que es importante para nosotros en nuestra vida o lo contrario, que nos aleja de lo importante, le hacemos caso a nuestra ansiedad.

Claves sobre la ansiedad.

En el siguiente artículo les voy a dar ciertas claves donde “mirar” para hacernos conscientes de nuestra conducta, momento a momento y poder discriminar si este pequeño paso que estoy dando en este momento nutre mi ansiedad.

Conductas que alimentan tu ansiedad.

  • Preocuparte o darle vueltas a las cosas que te preocupan: En lugar de ir a la persona, situación, contexto y usar tu energía en hacer lo que puedas hacer tú, dar tu opinión, comunicarte aún con miedo a no ser aceptado/a, o callar si la situación no es propicia para el entendimiento.  Debes tener en cuenta que hay muchos problemas cuya solución no depende de ti, o directamente no tienen solución, entonces para qué gastar tu energía y tiempo en … algo que sabes que no vas a poder solucionar, ni entender.
  • Justificarte: Tendemos a dar explicaciones de porqué pensamos así o asá, como si necesitáramos aceptación por parte de los demás, buscamos que el otro piense como yo, o al menos sentirme comprendido por él. Cuando eso no pasa dedicamos tiempo y esfuerzo a justificar, explicar, dar razones, más motivos por los cuales “tengo razón” y busco en el exterior que me la den la.
  • Poner excusas: Si alguien quiere salir pero le da miedo sentirse ansiosa/o es fácil que encuentre suficientes excusas o razones para enredarse con ellas en vez de hacer lo que realmente quería hacer, salir. Si gana la ansiedad es habitual que surjan pensamientos de culpa o rabia por haberse quedado en casa y perderse una oportunidad para vivir una situación enriquecedora.
  • Anticipamos el futuro: Nuestra mente está hecha para solucionar problemas. Es un “as” en solucionar, relacionar, buscar conexiones para entender, explicar, dar coherencia. La única forma de conseguir esto es salir del momento presente. Desconectar de lo que está pasando en este segundo vital y “volar hasta el futuro”, para advertirnos de las posibles consecuencias negativas que este nos depara. La solución suele ser evitar hacer planes de futuro que generen ansiedad o nervios, y volver a la seguridad ya conocida de la soledad y el ensimismamiento.
  • Escanearte: En vez de mirar a la vida, al exterior, lo que quiero conseguir en las relaciones con los demás, forjar lazos de conexión, ejecutar planes efectivos y productivos en mi trabajo, o realizar pequeños actos de amor a la gente que quiero. Me dedico a mirar cómo me siento, dónde lo siento, si es como el de ayer, si es peligrosa, si es grande o pequeña esa sensación, controlar el latido del corazón, la tensión muscular… ponemos al cuerpo en un estado de alerta, preparado para la guerra en cualquier momento, vigilante y preparado para atacar ante cualquier eventualidad.
  • Monotema: Después de intentar controlar tu ansiedad durante tiempo, hablo de años, y ante la evidencia de la realidad de que la ansiedad sigue acampando a sus anchas por tu vida, las personas que se dejan llevar por la angustia, los nervios, terminan por hablar de ellos, intentando que alguien externo le dé la “solución” tan ansiada. En otras ocasiones lo que encontramos es que esta conversación de monotema se lleva a cabo sólo en su interior. Los demás solo vemos a alguien ensimismado con sus pensamientos, ajeno/a a la conversación que sucede en ese momento.

Modificar la conducta.

Todas y cada una de estas conductas conducen inevitablemente a sentir/ sufrir mayor ansiedad con el paso del tiempo.

La buena noticia es que son conductas y por lo tanto, sí depende de nosotros darles un nuevo significado a esas sensaciones y enfocar la energía donde nutrimos nuestra vida que no es otro que el momento presente. Este es el único momento en el que tienes poder para hacer, o no, lo que más quieras con tu vida.

No hay excusas, no lo dejes para luego, no hay razón suficientemente potente que pare tu motor, tu necesidad de construir, de sumar, de amar.

 

Participa en nuestro próximo curso: Gestionar la Ansiedad

Conscientes del problema que existe en nuestra sociedad con la ansiedad, en Psicología Yeste hemos diseñado un curso presencial en Albacete para aprender a gestionar la ansiedad. Inicio del curso el 19 de Octubre.

MÁS INFO

Vídeo sobre el curso

Tratar la ansiedad

Es innegable que vivimos en una época cultural que nos arrastra a la vida rápida. Con ansiedad, con prisas sin que apenas nos dé tiempo a pararnos a pensar qué hacemos y para qué. El psicólogo en Albacete está especializado en ofrecer herramientas para combatir el estrés y poder llevar una vida más como la habíamos pensado que como la llevamos en realidad.

Leer más