card_design

Una dosis de amor propio

No siempre podemos obtener lo que queremos,  menos cuando hablamos del amor. No siempre podemos ser la persona que queremos ser. Cuando negamos o resistimos esta realidad, el sufrimiento surge en forma de estrés, frustración, y auto-crítica. Sin embargo, cuando esta realidad es aceptada con benevolencia, generamos emociones positivas como la compasión y el cuidado, las que nos ayudan a enfrentar nuestra situación.

Cuando nos querernos nos tratamos con actitud de cuidado y amabilidad, La amabilidad consiste en ser comprensivo y compasivo con uno mismo cuando uno se siente inadecuado, incompetente, inepto, poco atractivo, etc. Otro aspecto que es interesante de recordar es la común humanidad, y consiste en revertir la tendencia a aislarnos cuando estamos sufriendo, pensando que “sólo a mi me pueden pasar estas cosas”. Si tomamos perspectiva recordamos que nuestro sufrimiento es compartido por muchos, y más aun, que la imperfección y el dolor es parte de la experiencia humana. Investiga la capacidad de observar abiertamente tu experiencia sin identificarte con ella. Se trata de notar el dolor, el sufrimiento, la amargura, sin negarla o reprimirla, pero eso no significa identificarnos completamente con él. Nosotros somos el contenedor, no el contenido.

Quererse a uno mismo no implica-indulgencia-. Quererse a uno mismo no implica que uno vaya a permitirse estar tumbado todo el día, viendo tele y comiendo helado, a o ser que ese sea el objetivo de vida de una persona y lo que más feliz le haga. Cuando estás cansado lo mejor es dormir, pero dormir a todas horas no es lo que tu cuerpo te pide, ser consciente de tus verdaderas necesidades es escuchar tu cuerpo en cada momento.

La auto-crítica y auto-exigencia nos motivan a hacer las cosas, y lo que nos motiva en ellas es el miedo al fracaso. Pero el miedo como motivación tiene importantes costos para la salud mental y física. Si la motivación es el amor, en cambio, provee un espacio amplio desde el cual actuar sin preocuparnos excesivamente por el éxito/fracaso, funcionando como un acto que se termina en sí mismo, sin que sea un medio para alcanzar un fin. Independientemente del resultado, al ser guiados por el amor, nuestros actos tienen valor y fundamento por sí mismos, se trata de motivarnos más por amor que por temor.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>