adicciones

Separación por infidelidad

En el caso de que decidas unirte a una persona que tiene unos valores de fidelidad como tú. No es raro que cuando ésta sucede la otra parte se sienta traicionada, engañada, desilusionada.

La infidelidad es una de las causas de ruptura de pareja más frecuentes en todas partes del mundo, aunque no siempre lleva a tal fin. Según cómo las pareja esté acostumbrada a solucionar sus problemas es un aprendizaje previo que servirá para afrontar este gran reto que supone perdonar que tu pareja haya sido infiel. Leer más

psicologiayesteanonuevo

Año nuevo, ¿planes nuevos?

Estudiar inglés, hacer deporte, dejar la cerveza, llamar más a casa… ¿os suena este tipo de planes para el nuevo año?

El final de una época y comienzo muchos aprovechamos para retomar planes, propósitos, promesas que teníamos pensados y no se han cumplido a lo largo del año. Bien sea por contratiempos con lo que no habíamos contado, bien por dejarnos llevar por la rutina, la costumbre o hábitos poco aconsejables que conocemos muy bien. Si seguimos estas rutinas vivimos una vida a medias, no tan plena como nos gustaría llevar si estuviéramos libre de esas actitudes.

Leer más

Videojuegos

Separación. Comunicar a los hijos.

Llegado el momento de la separación deberán tomar determinadas decisiones previas a comunicarlo a los hijos, tanto a nivel educacional, como familiar, legal… para poder responder a las posibles preguntas de manera consensuada. El tema de la custodia es algo que seguramente le va a interesar a los hijos aunque la pregunta no se haga de forma legal, deben conocer desde un primer momento dónde van a vivir y con quién más tiempo y las fórmula para ver a otro padre. Leer más

gente_feliz_11

Parejas Estables: ¿Como son?

Se han identificado 5 tipos de matrimonios, estables o inestables, cada uno con distintas características:

  1. Uno busca y el otro elude: Generalmente es la mujer la que plantea los problemas y el hombre los desestima.

  2. Desapegados: Se trata de personas emocionalmente distantes que parecen no necesitar intimidad, reflejan falta de interés mutuo.

Leer más

Terapia Online

Anorexia nerviosa, prevención

Anorexia nerviosa, prevención: La única forma de prevenir esta enfermedad es con la prevención temprana. Se deben establecer hábitos de conducta saludable desde el nacimiento.

Algunos consejos para las familias, anorexia nerviosa, prevención:

  1. Los menús: deben ser variados e incluir todos los tipos de alimentos necesarios para una correcta nutrición. Introducirlos al pequeño poco a poco y con ideas sugerentes en los alimentos más difíciles como son las verduras. Mantener la pirámide de alimentos a diario evitando el consumo de grasas y azúcares.
  2. Rutinas: Establecer horarios de comida regulares. Leer más
vivir-piloto-automatico

PONER EL PILOTO AUTOMÁTICO EN LA VIDA

Ya decía Lennon
“La vida es lo que te pasa mientras estás haciendo otra cosa”
. Eso es lo que eligen hacer algunas personas para las que seguir “el plan establecido” es lo primordial, más incluso que sus propios intereses o inquietudes.

De esta forma es fácil encontrarnos con personas para las que “vivir en piloto automático” se ha convertido en un modo de vida habitual. Si durante la mayor parte de nuestra vida centramos nuestra atención en algo distinto a lo que estamos haciendo, podemos acabar sintiéndonos vacíos, entumecidos y la vida se vuelve repetitiva y monótona. La experiencia no proporciona una sensación de frescura y de descubrimiento novedoso como cuando un niño percibe el mundo por primera vez, sino que nos sentimos como que algo falta para completar la experiencia.

La vida en piloto automático también nos hace correr el riesgo de reaccionar mecánicamente ante las situaciones, esto es, sin haber reflexionado sobre las distintas opciones de respuesta de que disponemos. El resultado pueden ser reacciones impulsivas que, a su vez, provocan respuestas rápidas y sin pensar por parte de los demás.

Con cada generación la mente humana ha venido perfeccionando su capacidad de predecir y evitar el peligro. Y ahora, tras ciento de miles de años de evolución, la mente moderna sigue detectando el peligro constantemente. Nuestra mente valora y juzga casi cada cosa que nos encontramos. ¿Es bueno o malo? ¿Seguro o peligroso? ¿Dañino o útil?

Algunas personas deciden vivir según las “reglas”, según lo que “se debe” hacer y así van configurando una forma de vida que ni le es propia ni sienten realmente que las cosas que les pasan son las que buscan, sino más bien las que le vienen dadas. Las cosas son así suelen decir, a veces con una sensación de resignación o de aguantar lo que no nos gusta o lo que pensamos que no podemos combatir.

Vivir en piloto automático no es otra cosa que no estar en lo que se está, sino en tus propias cavilaciones del pasado (cómo podrían ser las cosas diferentes, eso que no me gustó, aquello que me preocupa) o del futuro (miedos sobre posibles fracasos o resultados fallidos) cuando el único momento que tenemos de control y de poder es el presente.

La vida es como una espina rodeada de miel, si quieres comer dulce te tienes que arriesgar a pincharte. El elegir de una u otra forma, no sufrir impide que puedas acceder o disfrutar de las cosas de la vida, hay otra opción, disfrutar las cosas que te da la vida conociendo y sabiendo que es posible “pincharte” y sufrir en el intento.

hand_depend

¿Cómo ayudar en tu ansiedad?

La forma en la que nos podemos ayudar a va a ser importante para establecer una relación de confianza y apego, en la que la persona que siente ansiedad perciba que es escuchada y comprendida.

Es sabido que es importante dar apoyo emocional. Esto implica comprensión, paciencia, afecto y estímulo. De esta forma, comenzaremos con algunos consejos sobre actuaciones que NO deberíamos realizar ya que van en perjuicio, no solo de la persona que sufre ansiedad, sino también en la relación que podemos tener con él.

Qué no hacer para ayudar:

Culpabilizar de la enfermedad a la persona. Para los que estamos cerca no nos resulta tan grave la situación que atraviesa la persona para descontrolar de esa manera y sin querer, a veces les acusamos de que su estrés. Es muy diferente la responsabilidad de la culpabilidad.

– Cuando nos rechace alguna actividad o propuesta para hacer cosas divertidas juntos, debemos evitar la queja, “es que nunca te quieres venir, venga”, ya que eso solo le va a dar más excusas para seguir con su rumiación negativa y pesimismo. Quejarse no es alentar.

No Etiquetar: la simple palabra “Ansiedad” ya tiene connotaciones negativas y se pude evitar con el fin de “normalizar” al máximo la conducta de nuestro familiar. Máxime si lo que queremos es animarle y lo que en verdad hacemos es insultarle (ej: tú te lo pierdes si no vienes a ese concierto).

– Dar consejos que no se han pedido. Hay que tener mucho cuidado, la paja en el ojo ajeno se ve muy bien, os invito a hacer una reflexión previa sobre nuestros propios temores, angustias o ansiedades y estoy segura de que es trabajo más que suficiente para evitar dar consejos que no nos piden, por muy familia, querido/ a y amado/a que sea. Si no nos piden consejo, no lo ofrecemos gratuitamente, a no ser que busquemos recibir un rotundo rechazo por su parte.

Moralizar sobre lo que se debe y lo que no se debe hacer. Debemos hacer un examen de conciencia antes de moralizar ya que solo uno mismo es capaz de saber lo que realmente necesita.

Dar órdenes. Cualquier frase de aliento por nuestra parte: “échale ganas”, “no te des por vencido” se puede percibir como algo difícil de conseguir y que aumenten los “no puedo” “esto puede conmigo”. Conseguimos justo lo contrario a lo que buscamos.

– Se puede hacer extensivo el dar excesiva información al familiar o amigo que sufre ansiedad con el intentar obtener información por su parte, las preguntas cerradas suelen conllevar a respuestas cerradas de “si”, “no” y es más fácil que se termine una conversación.

Compadecernos por él/ella. Así solo conseguiremos perpetuar la situación, hurgar en la herida y dar la sensación de estar en un pozo sin fondo, sin encontrar la salida.

Sabemos que no es fácil estar cerca de un ser querido que no se deja ayudar, que muestra tanta desilusión por la vida y que vemos con nuestros propios ojos cómo se deteriora por momentos con la impotencia que eso nos genera. Frustración, desilusión, incertidumbre serán sensaciones con las que conviviremos a diario y nuestro verdadero caballo de batalla. Así es por el simple hecho de ser humanos, de sentir y pensar en un mundo verbal lleno de “tengo que…” y de “debería…”.