manos de chica y chico cogidas a modo de paseo sobre fondo de río de ciudad

4 pasos para tratarte mejor

Tratarte mejor, poquito a poco, es cuestión de ir dando pasos en la conquista personal de tu autoestima. Todos, y digo todos tenemos ese crítico interno que nos sabotea cuando lo que necesitamos es una mano amiga ¡justo ahí! Espera pacientemente para que nos vaya mal en la vida, para recordarnos lo mal que lo hicimos y lo estúpidos que nos mostramos en aquella ocasión.
Utilizar la autocrítica en lugar de diálogos positivos es como elegir el castigo en lugar de una recompensa. ¡Es como un lobo con piel de cordero! Incluso cuando las críticas “tengan la razón”, ya que siempre hay una mejor forma de tratarse uno mismo. Siempre. En este artículo comentamos lo importante que es tratarse mejor uno mismo y así ganar en autoestima.

mano de frente con puño cerrado e índice apuntando hacia ti sobre fondo blanco.
Es tu responsabilidad tratarte mejor

Tratarte mejor requiere integrar al crítico interno:

Está dentro de la condición humana escuchar mensajes y comentarios internos incesantemente, sin embargo es nuestra responsabilidad conocer esta parte interna e integrarla para lo cual se requiere dar algunos pasos, a saber:

Identifícalo:

Date cuenta de cómo te manda mensajes de desvalorización, etiquetación y minusvalía que minan la autoestima. La mayoría de los pensamientos son automáticos y pasamos de uno a otro sin ser conscientes de ello de forma que cuando se activa el crítico interno en muchas ocasiones ni siquiera somos conscientes de él. El primer paso es ejercitar el conocimiento de quién está llevando el pensamiento ahora mismo.

Sepáralo de ti:

A tu crítico interno le interesa que le confundas con ser tú mismo, pasar desapercibido. Sólo así podrá inocularte la dosis de confusión que te impida ser quién eres. Tratarte mejor es un proceso que requiere pequeños pasos. Un truco es llamarle por un nombre concreto, como “la jueza” o “la bruja” o cualquier otro nombre que te produzca distanciamiento entre tú y tu parte crítica. Recuerda que tenga cierto «tinte» cariñoso.

Busca amigos internos:

Si no los tienes es mejor todavía porque los puedes crear. Recuerda que tienes tus capacidades y talentos y desde allí podrás entender que tu crítico interno sólo está buscando protegerte de las amenazas externas, que son ahora internas ya que no hay osos que te ataquen en la actualidad. Tu amigo interno es tu adulto que te da buenos consejos, así como el crítico interno es el niño que busca protección. Pregunta a tu memoria, para tratarte mejor, que te dé ejemplos de ti siendo competente (aunque sólo fue en tu pensamiento). Busca experiencias de competencia y repite una y otra vez hasta notar ese amigo interno.

“Trátate como quieres que te traten, háblate como quieres que te hablen».

cara de chica tumbada sonriendo con flor en la boca
Sé tu mayor aliado