psicologiayestenavidad

La tristeza y la Navidad

La Navidad es un tiempo de paz y amor entre los que la celebramos. Es el momento del año en que, no sólo se permite, sino que se espera de las personas que se conecten entre sí y con el mundo que les rodea. Ese es el objetivo de felicitarnos unos a otros cuando llega el 24 de Diciembre, como una verdadera terapia psicológica masiva: Leer más

Embarazo

¿Un embarazo feliz?

“Llegó el embarazo”, para la pareja que recibe esa noticia, ese día sólo existe una sensación de plenitud, aún mayor al día en que sentimos que conocemos al hombre de nuestras vidas, al día en que nos graduamos, al día en que nos comprometemos, al día en que nos casamos.

Sin embargo, cuando pasa esa sensación, los cambios físicos y psíquicos que se dan en la preparación para ser mamá, obligan a admitir al bebé como un cuerpo extraño a lo largo del embarazo de manera que, dentro de una misma persona, donde las emociones de alegría no caben en el cuerpo, de pronto se siente el terror al entender qué significa esta nueva realidad en nuestras vidas. Mientras tanto, para el resto de familia: padre y/o hermanos supone un tiempo para adaptarse al cambio vital.

 

Entre sentimientos tan contradictorios, no siempre fáciles de entender, después tal vez de una vida de estudios exitosos, de encontrar una pareja ideal, de sentimientos de felicidad; además se van amontonando ciertas sensaciones con las que no habíamos contado ¿cuáles son esas extrañezas, cambios de humor o malestares?

¿Alguna vez has escuchado a otras madres decirte: “disfruta mucho de estos meses, son los mejores en la vida de una mujer”, los mejores?, dirás: los más diferentes.

 

La verdad, a pesar de lo mucho que se desea tener el bebé, con la misma fuerza se manifiestan sentimientos confusos y a veces encontrados. Sentir miedo por el qué pasará, o terror por lo que sucede dentro de nuestro cuerpo sin ser muy conscientes de ello, pero sí notándolo con mucha intensidad, ¿será normal todo esto? ¿Todas estas sensaciones tan confusas son como deben ser? ¿Les pasa a todas las madres?

No hablo solo de los vómitos y las nauseas, del sueño y el cansancio, de los antojos, de los nervios a flor de piel, los miedos de perder lo más soñado por nosotros, de que todo “salga” bien, de nuestras ensoñaciones, fantasías e ilusiones puestas en “algo” que hoy todavía no es, del miedo al cambio radical que va a sufrir tu vida desde el momento en que te quedas embarazada.

¡Es que todo sucede a la vez!, dentro de nuestro cuerpo, una montaña rusa de hormonas con sus respectivas emociones. Aunque sea cierto que ninguno de estos sentimientos anula al otro hay momentos que son tan contradictorios que una ya no sabe qué pensar, sabe que quiere al bebé, pero también daría lo que fuera por un momento de tranquilidad, de recuperar su personalidad, ser independiente a “embarazada”, volver a ser ella misma, como ha sido hasta ahora.

No se trata de rechazar el embarazo, de desear sólo lo bonito del mismo e intentar evitar el malestar y todas las incomodidades. Se trata de que la mujer pueda expresar libremente dichas sensaciones encontradas sin la necesidad de sentirse mala “futura” madre por ello. Se trata de permitirse sentir todas y cada una de las sensaciones o molestias que toquen sin sentir después remordimiento por ello

Uno debe comprender que todas las experiencias son únicas, incluido el embarazo, gracias por contar a una embarazada todas las historias rocambolescas del mundo, todas basadas en hechos reales y muy cercanas a nosotros. Gracias por preguntar si hay preferencias de sexo o si ya hemos comprado todo lo que necesitamos. Gracias por preguntar ¿notas ya las pataditas?, y…. el sexo ahora con tu pareja…. Gracias pero soy algo más que una futura madre feliz. Con la ilusión que TODOS tienen, ¿cómo les cuentas que solo notas molestias por todas partes, que te gustaría salir de tu propio cuerpo un rato y descansar? No no, mejor les sigo la corriente y ya retomaré estas sensaciones en casa y podré vivirlas en toda su plenitud, más tranquila, antes de vomitar y después de este dolor punzante del lateral. ¡Mejor espero que venga el padre y le cuento qué tal me ha ido el día!

Algunas cosas no se cambian por nada, son tan plenas como una puesta de sol o sentir el amor cuando miras a un niño durmiendo. El momento de la noticia, la foto de la ecografía, la primera patada y la cara de tu hijo cuando lo ves por primera vez, son las cosas que hacen que todo merezca la pena. Echar un vistazo si no a los videos de youtube y me contáis!

El papel del padre en el embarazo no es nada fácil, se da cuenta que su mujer ya no es la misma, tiene que aprender a leer con mucho más cuidado los cambios de humor: se cansa más, está menos dispuesta. Suele ser la diana de las quejas y malestares, se pide atención de su parte, si hace falta a gritos, pero no siempre su acercamiento es bien recibido. Por ello es tan importante hacerle partícipe al máximo del proceso de embarazo, que pueda sentir a su hijo cuando empiezan las patadas, asistir a las clases de preparación, acompañar a la madre a las citas médicas, estos actos le permiten sentirse parte de la experiencia.

Cuando llega el momento del parto, que sabemos o hemos visto, es algo violento, lleno de gritos. Algunas madres dicen que este es el momento en que una como mamá puede ser más irracional, que debe darse permiso para gritar y hacer lo que se le antoje y lo que le haga sentirse más cómoda, ah! No olvidar las técnicas del curso de preparación al parto!!

El padre debe estar allí si es posible, para apoyar en todo lo que quiera la mujer tiránica que en momentos dará a luz al bebé. A pesar de que no lo creamos así, las horas malas duran lo mismo que las horas en las que estamos bien, y así, en presencia de sangre, dolores insoportables, gritos, en segundos, todo cambia, uno como madre ya no llora de dolor sino de alegría, y el padre, ya no llora de impotencia sino de felicidad.

Permítete sentir, en su totalidad, el cúmulo de sensaciones, físicas, emocionales, sociales, que están presentes, no importa que sean contradictorias, date el permiso de no cuestionarlas y de no comprenderlas ya que conseguirás una experiencia más real, llena e inolvidable en tu momento de embarazo