Terapia Individual Adicciones

Claves anti-manipulación.

A todos nos interesa tener la vacuna que nos inmunice ante la manipulación. Las claves para detectarla están en nuestras manos, sólo hay que estar sensibles a ciertos datos que, suelen pasar desapercibidos si no te enfocas en sacar a la luz la verdad, por muy dura que sea.

Ya es sabido que el sentirnos víctimas sólo sirve para desconectarnos de la realidad o, peor aún, de nosotros mismos. De forma que nos interesa si o si conocer los detalles de las conductas que hace la otra persona que revelan su intento de manipulación. Por otra parte, este mensaje es para relaciones que están empezando, para que se sepa detectar a quien no nos va a aportar en la vida (en caso de que seas alguien amoroso, sensible y empático).

Vamos con las claves para detectarlos:

Acercamiento: en todas, lee bien, en todas las ocasiones que una persona manipuladora contacta con su “víctima” es ella quien la elige. Quien se acerca, habla y elige a alguien confiado, no problemático, aunque sí tiene problemas que resolver en este momento vital (fallecimiento, ruptura sentimental, problemas económicos, emocionales…) es la persona que quiere manipular a otro. Hay un plan en marcha, orquestado por quien manipula para detectar a alguien sensible, que quiere ayudar a otros, es más… que mira a otros más que a sí mismo, como objetivo final. Es crucial conocer este punto cuando empiezas a conocer a alguien.

Whatsapp: En el comienzo de las aplicaciones de redes sociales, se comporta como si fueras su mundo. No para de mandar mensajes, de estimularte, de mantener tu atención… pero, cuando tú le respondas a estas ofertas no dudarán en dejarte en visto. Lo normal es que te acostumbres a esperar una respuesta por su parte. Necesitan personas que se acostumbren a soportar su caos y la mejor forma es empezar por lo pequeño para llegar a lo grande ( que te subestime, te deje de lado, desvalore, se moleste cuando te vaya bien ). Ya sabes, es un poco a poco…

• Las citas: Lo normal es que sólo se den citas que haya construido el/la manipulador/a. Es decir, sólo son fantásticas si es él/ ella quien las propone, en caso contrario, no van de buen agrado o simplemente desisten de ir. Es más, si le propones otro plan super fantástico lo desecharán disimuladamente (¡¡hhmm si se les hubiera ocurrido a ellos!!)

• Es urgente: Sus planes son urgentes, es decir, para ya. Es capaz de recorrer el mapa de España si con eso te sorprende. Se planta donde estés porque en ese momento le apetece verte, aunque sea lejos o tarde. O te sorprende (se sorprende) con un plan irrealista que no entiende nadie más que vosotros. Pero pon el foco, es la otra persona quien lo propone y despropone a su placer.

En definitiva, son situaciones en las que sientes que no tienes el control. Pero es peor, sientes que la otra persona tiene necesidad de tener el control y tú sabes que cedes se lo das (por comodidad, miedo, costumbre…) Otra cosa es mantener tu equilibrio y no dejarte influenciar por lo externo, confiar en tus apreciaciones, intuiciones… siempre, siempre tu intuición gana.

no alimentar tu ansiedad

Juegan con mis sentimientos

Qué hacer cuando siento que hieren mis sentimientos, cuando percibo que otra persona juega conmigo. El primer punto es aceptar que el otro no es el que me manipula, esa sería una actitud victimista de la situación que te coloca en indefensión, solo puedes sufrir ya que estás en manos del otro, acabas de venderte al otro, externo a ti que podrá hacer o no con tus emociones sin que tú puedas controlar la situación.
La única pregunta que debes hacerte es ¿Cuáles son mis necesidades reales? Al responder a esta pregunta lo primero que nos viene a la mente son respuestas que tienen que ver con mis miedos y carencias del pasado, desde mi infancia.
La única forma en que otro juega contigo es porque tú no tienes control sobre tus prioridades reales. Solo hay que mirar hacia adentro, conocerte y hacerte responsable de lo que necesitas, darte ese amor, valentía, confianza que estás necesitando desde dentro, nadie va a venir desde fuera a llenar tus vacíos, los que solo tú conoces y debes, con amor propio, no tanto llenar ese vacío sino aprender a quererte a pesar de que esas carencias siguen ahí.
Hay que estar dispuesto a hacerse uno responsable de las decisiones que estás tomando en cada momento de tu vida, sobre todo cuando entras en modo víctima y echamos la culpa de nuestras emociones a otros, el mundo, el manipulador, el que me maltrata, el que juega con mis sentimientos…. Es momento de tomar el control y reconocer la evidencia, sólo yo tengo el poder para vivir mi vida, cada decisión es mi responsabilidad.
Habrá circunstancias que no dependen de ti y que marcan tu perspectiva del mundo, de la vida, de las personas y de ti mismo. Pero la mayoría del tiempo tienes la opción de empoderarte o de victimizarte. Esa es la diferencia, conocer nuestros miedos, así como a nosotros mismos, nuestras necesidades y tomar decisiones conscientes que nos lleven a vivir la vida como queremos.