amarse uno mismo de forma incondicional

Covid-19

covid

 

 

 

 

Desde Psicología Yeste, con motivo del Covid-19, queremos agradecer a todos los profesionales que nos están atendiendo en estos duros momentos y queremos que, tanto ellos como las personas víctimas de el drama que estamos viviendo puedan recibir ayuda psicológica gratuita. Es nuestro granito de arena, porque juntos podemos. No hay Pandemia que pueda acabar con el espíritu de solidaridad y de ayuda mutua del ser humano. Nos sentimos orgullosos también de los que se quedan, nos quedamos en casa haciendo que el porcentaje de personas infectadas sea cada vez menor, gracias al esfuerzo de todos. GRACIAS.

Para ser paciente de Psicología por Covid-19 es tan sencillo coma enviar un whattsap a 677460909, es el teléfono de uno de nuestros profesionales. Con una breve entrevista telefónica y la toma de datos de carácter personal, que para seguridad de los pacientes serán sujetas a la Ley de Protección de Datos en vigor en la actualidad. Posteriormente solo hay que determinar cuál será el vehículo de comunicación, telefónico, videoconferencia o aplicaciones como zoom. y fijar la fecha de la entrevista.

Los casos con los que estamos trabajando hasta la fecha son de familiares de personas hospitalizadas, con mayor o menor gravedad de los síntomas, pero que cursan con sensaciones de impotencia, miedo, angustia o tristeza. En algunas ocasiones directamente contactamos con el familiar, a petición de la familia, para ayudar en la expresión de emociones de forma más libre que hablar con un ser querido, al poder sincerarse uno con un desconocido se eliminan las barreras de intentar mostrar fortaleza para no herir a los seres queridos. Por supuesto también estamos recibiendo llamadas de sanitarios, limpiadores, repartidores. comerciales, dependientas… en general todos aquellos trabajadores que gustosamente se quedarían en casa previniendo el contagio pero les ha tocado estar expuestos en menor o mayor medida al covid-19 con las repercusiones psicológicas que tiene el estar conviviendo en un virus del que todavía no tenemos forma de combatir afectiva.