Chica saltando en un atardecer con pájaros detrás, todo haciendo sombra sobre ocre.

Claves para quererme.

Tener autoestima es una elección, quererme es una decisión consciente en circunstancias en las que se incluye el YO. Se refiere a un verbo, una acción deliberada de hacer (por acción u omisión) un gesto o conducta que se refiera al respeto, a amarse uno mismo o procurarte los cuidados necesarios según lo que requiera la situación. Significa no dejar en manos de otros lo que te corresponde a ti, hacerte cargo, responsable de sujetarte, cuidarte, mimarte cuando la situación lo requiera.

Este artículo se dirige a aquellas personas que tienden a criticarse, a mirar a fuera de ellos para comprobar si sus opiniones son válidas, por lo que tienen tendencia a buscar la aprobación de los demás.

La percepción que tenemos de nosotros mismos determina la forma de quererme y la precepción que tenemos del mundo, ¡más te vale mirarte bien! Soy capaz de hacer lo necesario para que me pase lo que quiero que me pase. Es un verbo, se requiere acción. Empezar a andar el camino de tu verdad, a pesar de todas las dudas o miedos. Es vital probar, se requieren muchos intentos para conocerse uno en según qué valores estén en juego y la cantidad de práctica que tengas en su ejercicio. Nada, nunca sale bien a la primera, se requieren varios intentos, prueba, vuelve a probar y refuérzate siempre por mantenerte activo en el proceso de elegir quererte, ponerte el primero y el segundo en la ecuación, elige también opciones en las que se incluye el éxito del otro. Si a mí me va bien el otro también tendrá oportunidad de crecer.

Las preguntas que miran directamente hacia mi autoestima son:

No me refiero a hablarte positivo constantemente, no reconocer los errores, justificar los comportamientos egoístas, los reforzamientos a corto plazo o la falta de dedicación en los proyectos importantes. Al contrario se trata de mirar hacia adentro, sólo en tu interior tienes la respuesta. Algunas preguntas te ayudan a mirar dentro:

ojo de chica joven mirando de frente
Pon la atención en tu interior

¿Qué quiero que me pase?

Enfoca cada paso en esa dirección, cada paso que soy cada día se enfocará en esa dirección. Pequeños gestos que me acercan a ese objetivo. A tu pasión, aquello que te acerca a Quien Eres Realmente. Busca algo que te guste, que te apasione y dedícale un rato cada día. Pero empieza y ponte a hacerlo sólo si te gusta de verdad. Si no lo tienes claro vuelve a buscar qué te apasiona. Busca en tus recuerdos de pequeño, lo que te gustaba hacer, ¿con qué soñabas de niño?

¿Para qué lo quiero?

Agárrate a tus pasiones, tus valores serán la guía para no perderte. Si te ves mirando fuera, lo que hacen otros que sea exclusivamente para copiar aquellas rutinas de éxito en las mismas áreas en las que tú estás decidido a adentrarte. Nadie externo a ti puede saber más sobre tus gustos o tus pasiones (aunque quieran convencerte de lo contrario).

¿Cómo conseguirlo?

Empieza por hacerte las preguntas importantes que te lleven a mantener la atención en ti mismo, siempre puedes volver al punto de inicio y volver a contestar. Cuida el auto juicio, las críticas, las creencias limitantes. Hay que distinguir entre un pensamiento crítico (totalmente incontrolable) y la acción de criticarme (totalmente controlable por ti). Eres responsable de cómo te hablas y las preguntas que te haces.

¿Dónde estoy, qué soy? ¿Dónde quiero estar quién quiero ser? Y en función de estas preguntas debes ir limpiando actividades que dedicas cada día a cosa que no te enriquecen e introducir tus pasiones poco a poco. Quererme es un proceso. Recuerda rodearte de personas que ya han tenido éxito para formarte con los mejores y asegurar así que la inspiración te pille conectado contigo mismo y preparado para el cambio.

Recuerda ¿Qué es lo peor que me puede pasar si inicio un camino diferente? Los miedos serán tus aliados si al lado de ellos te contestas ¿Y qué sería lo mejor que me puede pasar? El camino suele verse más claro a la hora de quererme.

Cuida mucho tu dialogo interno, según cómo te hablas así estarás creando las circunstancias internas para conseguir lo que deseas.

Grito_con_ondas
Quererme es hablarme amablemente

Hábitos para el éxito.

Atrevernos al éxito significa dejar atrás todo y comenzar de nuevo, otra vez. Cada minuto es una oportunidad para avanzar y crecer. Aunque no será posible sin no lo convertimos en hábito. ¿Y si se tratara de tomar una decisión en cada momento vital? dar la mejor versión de mí mismo, regalarme esa visión de mí mismo del futuro cercano en este momento, con los recursos con los que cuento, las personas que tengo hoy a mi alrededor, no es un tema mental sino un regalo que yo me hago al permitirme reconocer lo que realmente soy, que nunca me faltó nada ni eso es posible si reconozco la verdadera esencia de lo que realmente soy. El YO, que me sujeta este cuerpo es mucho más grande que las pequeñas circunstancias que tengo alrededor que algunas ni siquiera dependen de mí, en este momento presente.
Algunas claves que siguen las personas con éxito, que están al alcance de todos son las siguientes:
1. Sueña en grande, actúa en pequeño. ¿Pregúntate cómo te gustaría ser recordado cuando ya no estés en este mundo?, deja fuera de la ecuación si es o no posible…. Date tiempo, las prisas en la respuesta no son buenas consejeras. Visualiza a tus seres queridos recordándote por…. ¿Qué cualidades quieres que recuerden de ti? eres persuasivo, tenaz, comunicador, ayudas a otros, construyes con tus propias manos, … sea lo que sea visualiza actos con los demás que ejemplifiquen esas habilidades. Después mira cuál sería el primer paso para dar desde el lugar en el que estás, fecha, personas, planes…. algo que puedas hacer hoy mismo. Llamar al alguien, buscar subvenciones, estudiar, entrenarte…seguramente están apareciendo tus miedos, carencias o creencias limitantes, eso significa que vas por buen camino.
2. Hazlo sólo por ti, no intentes complacer a otros. Familia, pareja, mentores… solo te limitará y te apartará del camino del éxito al que llegarás sólo si miras para dentro. Pregúntate, ¿esto que hago ahora es mi mejor versión de mí mismo o me estoy guiando por mis carencias o necesidades? Asegúrate de que cada momento del día lo dedicas a serte fiel, a conectar con lo que realmente tienes dentro a pesar de que tengas que abandonar viejos hábitos, creencias, personas. Ejecuta tu plan de acción.
3. Enfócate en las soluciones, fórmate, aprende de lo tuyo, actualiza con otros que te hagan avanzar. Sé humilde en el aprendizaje, reconoce que puedes aprender más. Sólo los que ignoran su incompetencia son arrogantes. Recuerda abandonar la queja, juicios, culpar a otros, al sistema o a uno mismo. Sólo forma parte de viejas creencias que te impiden crear nuevas conexiones, nuevas oportunidades de crecimiento.
4. Se perseverante. Sigue moviéndote, no permitas que los miedos te paralicen. Un éxito oculta todos los fracasos en los que continuaste tu plan. Sólo se fiel a ti mismo. Independientemente de los atrasos, desilusiones o atascos, continúa. Trabaja tu nivel de autoexigencia, es clave no ser duro con uno mismo. Hay muchas circunstancias que no dependen de ti, tenlo claro, el ritmo no lo puedes marcar tú. Ahora bien, dentro de las circunstancias y con los recursos con los que cuento, puedo ser disciplinado y seguir un plan trazado con anterioridad, independientemente de cómo me siento o qué pensamientos me rondan hoy. Continúa.

Cada minuto es una oportunidad para avanzar y crecer. No propongo un bajar los brazos ante las injusticias que se viven en momentos de crisis. Al contrario, enfócate en lo que sí depende de ti, suelta lo que no te corresponde y agarra con fuerza lo que sí depende de ti. Las mayores batallas le libran con uno mismo, conquista el poder, reconoce quién eres y pon a tu mente a ayudar en cada momento del proceso.