Videojuegos

Separación. Comunicar a los hijos.

Llegado el momento de la separación deberán tomar determinadas decisiones previas a comunicarlo a los hijos, tanto a nivel educacional, como familiar, legal… para poder responder a las posibles preguntas de manera consensuada. El tema de la custodia es algo que seguramente le va a interesar a los hijos aunque la pregunta no se haga de forma legal, deben conocer desde un primer momento dónde van a vivir y con quién más tiempo y las fórmula para ver a otro padre.

No podemos olvidarnos que si se llega a la separación se trata de una pareja que no ha sido capaz de solucionar sus problemas y en el momento de la ruptura es fácil que se encuentren emociones muy duras y negativas como frustración abandono, decepción, miedo a la soledad… Estas emociones es mejor aceptarlas y gestionarlas antes de la comunicación a los hijos.

Un pregunta que no siempre se hace pero en todas las separaciones de debe responder de forma exhaustiva es de quién es la culpa de la separación. Debe quedar muy claro que es cosa de adultos y los hijos no tienen nada que ver. No es culpa suya. Ni tampoco pueden hacer nada para reconciliar a los padres y que se vuelvan a unir. Son temas que deberán repetirse asiduamente, aunque los niños no pregunten ya que muchos conocen la respuesta pero fantasean con la reconciliación de los padres durante años y eso perjudica la aceptación de la nueva situación familiar.

Es recomendable que haya una reunión familiar relajada y distendida una vez que se toman todas las decisiones importantes en la que los dos padres mandan el mismo mensaje a los hijos enfocándolo que forma que no hay culpables sino que la separación es la solución a la mala convivencia que hay en el hogar, por el beneficio de todos.

Si quedas un día a una hora con tus hijos ellos van a estar las horas previas esperando que llegue el momento. Es muy importante la puntualidad. Ser responsable de los compromisos adquiridos con tus hijos se convierte en obligatorio tanto a nivel emocional, educativo, económico, legal…

 

Los comentarios de esta entrada están cerrados