Tulips

Nutrición y psicología: Mitos

Es necesaria una concienciación clara de qué quiero hacer a partir de ahora, cómo me gustaría envejecer desde la nutrición y psicología, qué tipo de vida quiero llevar, en lo que depende de mí. ser consciente de lo importante que yo soy en el mantenimiento de mi salud, saber que estar sano no es algo que se te regala de por vida, la salud se debe cuidar y respetar según como te respetes a tí mismo.

La terapia psicológica puede aclarar mi actitud de vida hacia mí mismo con respecto a la nutrición y psicología y así poder enfrentarme al siguiente paso de modificar la conducta y disfrutar de una alimentación correcta.

En este proceso nos encontraremos irremediablemente con las dificultades de ciertas ideas que se han metido en la sociedad y que solo son mitos a conocer ya que podrían ser simples creencias a modificar en pro a una alimentación sana y equilibrada.

Los mitos que nos encontramos en nutrición y psicología son los siguientes:

  1. Tener kilos de mas es sano para tener esa reserva por si enfermo: Se explica desde una perspectiva antropológica ya que, no hace tanto tiempo, nuestros antepasados homínidos no tenían acceso siempre a la comida y debían guardar reservas para las épocas de carencia.

    En estos periodos los delgados morían al no tener reservas de grasa corporales. Esta idea ha pasado de unas generaciones a otras hasta nuestros tiempos en los que tenemos acceso continuo al alimento.

  2. Lo poco que como me engorda: Mentira. Evalúa las calorías que ingieres y sé persistente. A veces le pedimos al cuerpo que reaccione muy rápido, que las cosas vayan a mi ritmo. El proceso es el que es, lo importante es seguir persistiendo en el objetivo.

  3. Mi metabolismo no me permite adelgazar: No todos los cuerpos son iguales y algunas personas, por su metabolismo necesitan ayuda en el proceso de aprender a alimentarse correctamente. Un endocrino o nutricionista podrá ayudar en estos casos.

  4. Mientras tenga ansiedad no puedo: El tratamiento de ansiedad se encamina precisamente a eso, romper con ideas que suponen obstáculos en el proceso de cuidarme y tomar el mando de tu vida en vez de delegar en la sensación de ansiedad para que sea ella quien domine tu nutrición.

Los comentarios de esta entrada están cerrados