Terapia Individual Duelo

Me separo… ¿y luego qué?

La separación conlleva una elaboración de la pérdida del ser querido, que sigue vivo pero no contigo. La vida en común, las rutinas. Todo cambia para pensar, planificar, luego decidir y hacer, sólo cuentas contigo misma.

La primera fase suele ser de incertidumbre, pena, dolor, rabia. Lo normal no es pasar por una fase y luego otra sino encontrarse fluctuando entre la añoranza, la rabia o la tristeza. Con el tiempo se acepta que la pérdida es permanente y se van estableciendo nuevas rutinas de vida, amistades, actividades que se retoman… que facilitan esa aceptación.

Hay algunas estrategias que pueden ayudar en el proceso de reactivar tu vida:

  1. No sirve de nada pensar en qué hace la otra persona o con quién está. El tiempo que le dedicas a mirar su Facebook o su twiter no lo estás dedicando a ti, sino a la que eras. La decisión de quedarse en el pasado no ayuda para ser feliz en el presente.
  2. El hablar, el comunicar nuestro dolor a nuestros amigos y familiares es la mejor terapia para facilitar la aceptación de la pérdida.
  3. Deja pasar un tiempo tras la separación antes de empezar una relación seria con alguien, pero sal a divertirte con amigos, ir a conciertos, conocer gente, pasarlo bien.
  4. Evita encontrar pareja rápidamente que cubra las necesidades que se quedaron al descubierto al separarte. La mejor forma de cubrir tus necesidades es quererte y darte todo el apoyo y los abrazos que necesites. Comenzar una nueva pareja desde la necesidad no es un buen ingrediente para ninguna relación.
  5. Si necesitas llorar, esconderte, victimizarte, adelante, pero solo un ratito (media hora, una hora) luego sigue con tu plan de reconectar contigo misma y recuperar tu vida con positividad y energías renovadas. Nada de andar como un alma perdida vagando por el injusto mundo.
  6. Cuidado con abusar del sexo, alcohol, drogas como una válvula de escape. Si por salir de un problema vas a tener dos. La elaboración de la pérdida es algo por lo que habrás de pasar y si además añades abusos tendrás que afrontar los efectos secundarios o reparatorios de tal abuso ( ej: enfermedades de transmisión sexual)
  7. Si a lo largo del primer año se refieren sentimientos encontrados de arrepentimiento de separarse por no tener con quien reír, llorar, compartir y aparece inseguridad angustia y pena. Recuerda que es absolutamente normal debido al tiempo que habéis compartido juntos. No seas dura contigo misma y date tiempo para asimilar la nueva situación.

 

Los comentarios de esta entrada están cerrados