superar la ansiedad por comer

Claves para superar la ansiedad por comer

La ansiedad por comer aparece estadísticamente en mayor grado en la población femenina, aunque también en los hombres existe cierto grado de incidencia, y principalmente en horario de tarde noche que es cuando las personas ansiosas peor se sienten.

¿Cuándo y porqué se produce esta ansiedad?

A lo largo del  día se van acumulando frustraciones, miedos, inseguridades y necesidades y cuando va a finalizar el día la ansiedad nos avisa de que algo no está marchando bien en nuestra vida diaria.

Es un síntoma muy inespecífico que sólo debe alertarnos de que algo que hacemos no nos está funcionando como debiera. Por ejemplo imaginemos que en el trabajo no damos nuestra opinión priorizando sobre el buen ambiente laboral y al cabo de la jornada laboral estamos contracturados y notamos una tensión muscular, agotamiento y alta actividad mental.

Liberar la ansiedad de manera errónea.

Si la liberación de ese estado se dirige hacia la comida podremos identificar claramente que comer en ese estado no es para alimentarse sino para desahogar la ansiedad. Además el tipo de alimentos que nos apetecen cuando estamos ansiosos es de alto contenido en calorías e hidratos de carbono como patatas fritas o chocolate.

Una vez identificada que esa hambre no es real sino ansiosa tenemos varias claves para no dejarse llevar por ella y mantener el equilibrio entre ingresos y gastos calóricos diarios.

5 Claves para superar la ansiedad por comer

  1. HACER EJERCICIO: Regularmente como una rutina más de tu vida diaria. Basta con andar una hora diaria a paso ligero. Es ideal apuntarse a un gimnasio o a un grupo de yoga donde te obligas a seguir ciertos horarios.
  2. DUDO SI ES ANSIEDAD: En ese caso prueba a comer algo bajo en calorías, un yogur, zanahoria, pepino. Si no te apetecen ese tipo de alimentos está claro que es hambre ansiosa.
  3. CINCO COMIDAS DIARIAS: Repartidas en las tres principales que jamás se deben saltar, más almuerzo y merienda que buscan hacer trabajar al estómago y subir el índice glucémico.
  4. BUSCAR UNA OCUPACIÓN RELAJADA: Depende de lo que te guste hacer, leer, coser, masaje relajante, ducha caliente. Tener en cuenta que al final del día debemos preparar al cuerpo para dormir, no interesan actividades excitantes como ejercicio intenso o películas de acción.
  5. APRENDER A DECIR “NO”: Prueba primero con personas con las que sientes poca afinidad y asegúrate de verte sincera cuando dás tu opinión a otras personas. Esto te ayudará a decirle que no a la ansiedad cuando te tiente a tomar alimentos que no necesitas y están fuera de tu rutina de comidas.

Es importante mantenerlo en el tiempo e integrarlo en la rutina diaria para que forme parte de cómo te quieres relacionar con la comida y con la ansiedad.

Los comentarios de esta entrada están cerrados