Testimonios

Anorexia Nerviosa: Diagnóstico

La anorexia nerviosa es un problema psicológico de conducta alimentaria que lleva a la persona a perder peso debido a los ayunos o reducción de la ingesta de alimentos. El paciente tiene miedo a ganar peso y una imagen distorsionada de sí mismo ya que al mirarse en el espejo percibe un peso que no se corresponde con el real. El agravamiento de la enfermedad viene determinado por la pérdida de peso de la persona pudiendo perder hasta un 30% del peso corporal. Los síntomas asociados son la reducción de la ingesta de alimentos, toma de diuréticos o laxantes, purgas posteriores a la ingesta, ejercicio físico con el único fin de perder peso, mentir si es necesario para perder peso…Algunos síntomas como la depresión, la irritabilidad, la ansiedad, sensación constante de frío, obsesión por la composición de los alimentos o su preparación, pérdida del periodo en el caso de las mujeres. Dolor de estómago, vómitos, anemia… todos como consecuencia de la falta de nutrientes necesarios para mantener el organismo en buen estado.

El diagnóstico no lo suele pedir la persona con anorexia ya que se considera sana y se niega a ganar peso, son los familiares lo que advierten la pérdida de peso en poco tiempo y la negativa del paciente a recibir tratamiento. Lo común es que los familiares refieran haber sido engañados para evitar cualquier cambio de conducta y la negativa a recibir tratamiento o hablar de la necesidad de mantener el peso adecuado según su edad y estatura.

Para asegurarse de que una persona sufre anorexia nerviosa no hay pruebas específicas, una entrevista en profundidad analizando la función que cumplen esas conductas en la historia de la paciente, y el cuestionario Eating Attitudes Test (EAT-26) que consta de 26 preguntas que se refieren a la preocupación por los alimentos o por la dieta, nos puede servir como guía de trabajo y poder valorar el cambio a lo largo del tiempo debido al tratamiento implantado.

Save

Los comentarios de esta entrada están cerrados